50 Películas comentadas

El azar ha querido que mi quincuagésima crítica coincida con una película mediocre, pero que hizo las delicias de los aficionados de su época: Rambo II.

Añadir a lo ya apuntado en el comentario, que todo tiene su tiempo y su lugar, y que las películas bélicas no son una excepción. Por ello, mirar esta cinta con los ojos de 2015 y después de «Salvar al soldado Ryan» y «Hermanos de sangre», hace que minusvaloremos ésta y otras muchas películas. Pero todas ellas contribuyeron, y ésta particularmente, a desarrollar un género que muchos consideran «menor» y enmarcardo dentro del cine de acción y aventuras.

Guerra de Vietnam

Debemos recordar que la guerra de Vietnam dejó unas profundas heridas en la sociedad norteamericana que, incluso hoy, no parecen cicatrizadas; especialmente la de la posibilidad de la existencia de prisioneros americanos después de terminada la guerra. Y buena prueba de ello son las numerosas películas que tratan el tema.

Pienso que debemos afrontar el visionado de cada filme con cierto conocimiento de su momento histórico y de las circunstancias especiales que rodearon el rodaje. De ahí que «El Gran Dictador» tenga la importancia que tiene, o «El puente» (Die Brücke) sea considerada una obra maestra, no tanto por lo que cuenta, sino por cómo lo cuenta, cuándo y dónde.

El puente (Die Brücke)

Otro día hablaré de los géneros y defenderé el bélico como género mayor, incluso con subgéneros en su interior.

Agradeceros una vez más vuestra fidelidad que nos lanza camino de las 300.000 visitas.

 

Rambo II. La misión – (Rambo: First Blood Part II) – 1985

Rambo II

Director: George Pan Cosmatos

John Rambo es liberado de la prisión donde cumple condena por los delitos cometidos a su regreso a EE.UU. para realizar una nueva misión: volver a Vietnam para averiguar si quedan prisioneros americanos. Únicamente tiene que hacer fotografías, sin intervenir en ningún momento. Se espera que demuestre que no hay prisioneros para cerrar la cuestión que colea desde que terminó la guerra. Tras un accidentado salto en que pierde todo su equipo, logrará llegar a un campo de prisioneros con la ayuda de una agente local y será abandonado a su suerte en territorio enemigo ante la posibilidad de que demuestre la existencia de estadounidenses presos en el país asiático.

La trama argumental es simple pero da para mucho: patriotismo, camaradería, combates, traiciones, una pequeña historia de amor… todo atrapado en un ritmo muy constante que no deja lugar al aburrimiento.

Las interpretaciones continúan en la línea de la primera entrega y se mantendrá en las siguientes. Stallone está correcto en su papel de comando superespecializado en guerrilla y supervivencia, capaz de matar de mil formas diferentes sin inmutarse, insensible al dolor y resistente a cualquier herida sin perder capacidad combativa. Richard Crenna (Coronel Trautman) tan inexpresivo como siempre y varado en la seguridad de que Rambo siempre vuelve; además, él es el único que puede controlar a “la bestia” de John. El resto del reparto en papeles más o menos secundarios dan correctos dentro de lo que se espera de ellos: los vietnamitas son torpes y poco eficientes, los rusos un poco mejores, más crueles, con uniformes más bonitos y mejor armamento; los miembros de la CIA unos tipos insensibles con el único objetivo de servir a unos oscuros intereses distintos de los de Rambo, sus camaradas y el resto de gente de bien.

La ambientación es correcta en cuanto a los exteriores que fueron rodados en México, y los decorados dicen correctamente Vietnamitas. El armamento no encierra mayor dificultad: AK-47, lanzacohetes y poco más. Sí llaman la atención dos elementos: el arco con flechas normales o de cabeza explosiva, y el machete que jugará un papel simbólico muy importante en toda la saga.

Rambo II

Obsérvese el «collage» realizado en el cartel mezclando la ametralladora M60 con el lanzacohetes…

La fotografía no destaca en nungún sentido, mientras que la banda sonora de Jerry Goldsmith me parece bastante desafortunada por mezclar toda clase de ritmos que no encajan entre sí. De hecho se llevó uno de los premios Razzie como peor canción original para Peace in Our Life.

Aunque mal recibida por la crítica por su nivel de violencia, fue un gran éxito de taquilla. Incluso el Presidente Reagan afirmó que Rambo personificaba el símbolo del ejército estadounidense y ocupa el puesto 222 del ranking de películas más inspiradoras del American Film Institute (Wikipedia).

Fue nominada al Óscar por los Mejores efectos de sonido en 1985, aunque tan solo cosechó los cuatro premios negativos Razzie: peor película, peor actor (Stallone), peor guión (Stallone y Cameron) y la ya citada peor canción original.

Rambo II

 

Lo mejor: el ritmo y las escenas de acción que hacen que la hora y media de metraje se nos haga corta.

Lo peor: la falta de realismo.

La anécdota: James Cameron, el director de Titanic, Avatar y Terminator entre otras, es coguionista de esta película y se llevó su correspondiente Razzie.

La frases:

  • Rambo a la agente local que le ayuda sobre el terreno: «Prescindible es como cuando te invitan a una fiesta, no vas, y a nadie le importa».
  • Alegato final de Rambo ante Trautman: “Yo quiero lo que ellos quieren, y lo que cualquier otro que viniese aquí, a dejarse las tripas y dar todo lo que tiene, quiere. Que su país lo quiera tanto, como nosotros lo queremos”.

Conclusión
Tengo que reconocer que no puedo ser objetivo con esta película ni con el resto de la saga porque, a pesar de todos sus defectos, me gustó en su momento y me sigue gustando cada vez que vuelvo a verla. Yo la calificaría de entretenida.

Tras la línea enemiga: Comando de élite (SEAL Team 8 Behind Enemy Lines) – 2014

Tras la línea enemiga: Comando de élite

Director: Roel Reiné

República Democrática del Congo, 2014. Un comando SEAL de EE.UU.  es enviado desde Sudáfrica a destruir un campamento de entrenamiento de Al-Qaeda donde se trafica con armas y rescatar a una agente local de la CIA que está prisionera allí. Al mando del campamento está el general Tonga, un actor importante en la guerra civil acusado de crímenes de guerra y genocidio. Una vez allí surge una nueva misión que los llevará a intentar evitar la venta de uranio a terroristas internacionales y destruir a «Malin», el misterioso traficante del que únicamente se conoce su nombre.

Esta película, estrenada en 2014, se vende como la cuarta entrega de la saga «Tras la línea enemiga», cuyas antecesoras tuvieron escasa calidad y acogida, salvo la primera en 2001.

En la interpretación cabe decir que el único nombre conocido, Tom Sizemore, no consigue salvar ni un ápice la malísima calidad del filme, ya que su papel es demasiado superficial, cargado de lugares comunes y aparece sobreactuado en gran parte del metraje. Además, sale tan maquillado, creo que con la intención de presentarlo más joven, que parece un muñeco de cera. Sobre los demás actores cabe apuntar lo mismo: sobreactuación, tópicos y superficialidad. Ni siquiera la coreografía en la forma de actuar de un comando como el que se nos pretende vender aparece convincente.

Los diálogos son tan malos que incluso llegan a explicarnos algunas expresiones del argot propio de estas situaciones. P.e. cuando el comando llega a su destino dicen: «el pájaro está vacío» en clara alusión al helicóptero que regresa; y apuntan, por si no lo hemos entendido, «nuestro equipo está en tierra«.

No sé qué pinta Tom Sizemore en el cartel con un arma ya que no es el protagonista, su papel se desarrolla totalmente en la sala de control de seguimiento del equipo SEAL y no toca un arma en toda la película. Seguramente se trate de un gancho para atraer espectadores. En cualquier caso, no creo que luzca este título con orgullo en su filmografía donde ni se acerca al gran actor que todos conocemos.

La ambientación sí aparece convincentemente lograda en cuanto a la localización de exteriores que bien podrían ser en África. Los uniformes y el armamento se ven correctos. Los vehículos, al tratarse de un país africano, no presentan mayor dificultad, aunque el helicóptero que utiliza el comando hasta en dos ocasiones es comercial, no militar, lo que se justifica en la cinta argumentando que «pasará desapercibido». El Dron es quizá el elemento más llamativo, así como su manejo y las pantallas con la información que facilita junto con el satélite.

Tras la línea enemiga: Comando de élite
Dentro del apartado técnico cabe apuntar que en algunos momentos los movimientos de cámara son excesivamente rápidos provocando el mareo y el desconcierto del espectador, sobre todo al comienzo de la operación. Sin embargo, durante el primer ataque, hay movimientos de cámara y tomas realmente espectaculares y no vistas hasta ahora, aunque éstas no son la tónica general.

Los efectos especiales tampoco pasan de la discreción, ni siquiera los disparos que ya logran transmitir un importante realismo incluso en filmes de escaso presupuesto.

La discreta banda sonora alterna temas de hip hop, fuera de lugar completamente, con los típicos cánticos tribales comunes en películas de este tipo, y que tan magistralmente aparecen en Black Hawk derribado.

En cuanto al ritmo hay que decir que se mantiene suficientemente con alguna caída  para introducir una escena completamente forzada, como es el «revolcón» del guapo de turno con la chica, a la que acaban de vendarle un disparo de un AK-47 en un brazo.

Tras la línea enemiga: Comando de élite
La falta de realismo es constante durante todo el metraje: cinco «superhombres» que son capaces de acabar con todo un ejército sin despeinarse; la munición que no se acaba nunca incluso después de haber dicho casi al inicio de la cinta que les quedaba el 40%; no se preocupan de capturar armas ni munición al abundantísimo enemigo abatido; vemos un mortero disparando desde una zodiac en movimiento durante una persecución; el «guapo» es capaz de detener a cientos de milicianos armados con AK-47, bazookas y demás con una simple pistola; las emociones ante la pérdida de un compañero no reflejan lo que deberían; una herida grave en el pecho, se rellena con gasas y se le pone una inyección que recupera completamente al soldado, cuando todos esperamos la típica escena de la morfina para aliviar sus últimos momentos…

Lo mejor: el Dron. Me ha gustado ver, suponiendo que sea más o menos real, cómo se opera con un avión no tripulado en cuanto a los ataques y a la recogida de información, principalmente imágenes.

Lo peor: la falta de realismo que no consigue meter al espectador en la historia; no transmite la tensión ni el dramatismo de lo que está ocurriendo, además de todo lo apuntado más arriba.

La frase: «Sabe que fanatismo más dinero es igual a poder, y ése es su Diós; así que vamos a desmontarle el tinglado no tan silenciosamente«.

La anécdota: uno de los comandos dice «esto lo vi en una peli«, en clara alusión a «Salvar al soldado Ryan» y pega un espejo en un machete con un chicle para mirar dentro de una habitación.

Conclusión. Siempre he mantenido que hay que ver todas las películas para poder apreciar las que son realmente buenas; pero en este caso creo que podríais ahorrárosla. Es la peor película que he visto en los últimos años. Prescindible.

El último samurái (The Last Samurai) – 2003

 

El último samurái - Steiner Cine Bélico

Dedicatoria
Quiero dedicar esta crítica a mi esposa por su cumpleaños, porque hemos disfrutado juntos de esta película en varias ocasiones.

Director: Edward Zwick

Japón 1876. Un capitán del ejército de los EE.UU., atormentado con remordimientos por su actuación en las campañas donde masacraron a los indios, es contratado para modernizar y adiestrar al ejército del Imperio japonés que se encuentra inmerso en un proceso de cambios que lo llevan hacia su occidentalización. Una parte del país encabezada por los samuráis está en contra de estos cambios y se rebela. El bisoño ejército que está preparando el capitán Algren es enviado a combatir a los samuráis, unos salvajes medievales que luchan con arcos y flechas frente a los fusiles modernos. Tras una escaramuza, el capitán será hecho prisionero y tendrá la ocasión de conocer cómo viven los samuráis así como su filosofía de vida basada en el honor y el servicio al Emperador.

El argumento está muy bien construido presentando al menos cuatro partes claramente diferenciadas en las casi dos horas y media que dura la cinta: la primera nos presenta al personaje del capitán Nathan Algren antes de su viaje; la segunda muestra su llegada al Japón y va armando la trama con personajes y situaciones; la tercera se desarrolla en el poblado de los samuráis donde se encuentra retenido el capitán y donde conocerá su forma de vida y costumbres; la cuarta y última plantea el desenlace aclarando quiénes son los buenos y los malos.

El ritmo se hace frenético en la parte final, habiéndose mantenido bastante vivo durante toda la duración de la película.

A nivel interpretativo, Tom Cruise borda el papel de soldado veterano con muchas batallas a sus espaldas, con unos fantasmas interiores que lo superan a veces y con un sentido del honor hundido que va recuperando a lo largo del metraje. Ken Watanabe en el papel de Katsumoto lo superborda, si me permitís el término: transmite fuerza, respeto, honor y fidelidad. Representa la fuerza de la tradición frente a la modernidad invasora que amenaza con la destrucción de los valores tradicionales del Japón. Fue nominado como mejor actor de reparto tanto para los Óscar como para los Globos de Oro, sin lograr ninguno de los dos. El resto del reparto de secundarios es más que correcto desde el Emperador, hasta el fotógrafo, pasando por los principales samuráis, Taka, Omura, etc.

Quiero destacar que algunos diálogos están cargados de significado y, en general, mantienen un nivel más que aceptable.

El último samurái - Steiner Cine Bélico

La ambientación es perfecta. Desconozco si a nivel histórico todos los detalles son o no exactos, pero el colorido y la plasticidad de las armaduras, las armas, los decorados y todos los exteriores, aunque rodados en Nueva Zelanda y con algún retoque digital, dan perfectamente con la situación que se nos presenta.

Sobre la fotografía destacar su colorido; y en lo referente a la banda sonora diré que no destaca especialmente aunque cumple perfectamente su función de acompañar los momentos más importantes.

Una de las mejores escenas es cuando aparecen los samuráis por primera vez entre la niebla en el bosque: realmente consigue transmitir al espectador el pavor que sienten los novatos soldados del ejército de Algren. También me ha gustado la de la huída de Katsumoto de Tokio y su correspondiente lucha. Además de la batalla final…

Aunque suponga una incomodidad para el espectador tener que leer los subtítulos, me parece un gran acierto que se hayan mantenido los diálogos en japonés sin doblar porque contribuye excepcionalmente al realismo de algunas partes del filme.

El último samurái - Steiner Cine Bélico

 

Lo mejor: una historia contundente que logra sorprendernos en algunos momentos dosificando la acción convenientemente hasta la explosión final. Un filme muy visual que me despertó una gran fascinación por las armaduras samurái.

Lo peor quizá sea el excesivo maniqueísmo del personaje de Omura sin que el Emperador perciba su interés particular y opuesto al de su pueblo.

Las frases.

  • Katsumoto refiriéndose a las flores del almendro: “Te puedes pasar toda la vida buscando la flor perfecta, ¿y sabes por qué? Porque todas son perfectas”.
  • Inscripción en la katana que Katsumoto regala a Algren: “Pertenezco al guerrero en el cual se han unido lo viejo y lo nuevo”.
  • El Emperador en el alegato final: “Yo sueño con ver unificado a Japón, una nación con fuerza, independiente y moderna. Ahora tenemos trenes y cañones, ropa occidental, pero no hay que olvidar nuestro origen, de dónde venimos”.

La anécdota. Batió los records de taquilla de una película estadounidense en Japón.

Conclusión. Una buena película, con grandes dosis de entretenimiento, con el ritmo suficiente para evitar que el espectador abandone la butaca, con momentos épicos y tiernos, que muestra cómo unos valores superiores pueden guiar las vidas de muchas personas. Imprescindible.

EN TIERRA HOSTIL (The hurt locker) – 2008

En tierra hostil

Directora: Kathryn Bigelow

Iraq, en 2005. Un equipo de desactivación de explosivos del ejército estadounidense pierde a su experto, el sargento Thompson. Es reemplazado por el sargento James que actuará de forma algo más inconsciente e impulsiva en las distintas misiones a que deben enfrentarse.

Esta película presenta un ritmo suficientemente movido como para mantener la atención del espectador prácticamente sin caídas; y cuando parece que va a producirse una de éstas, rápidamente estamos de nuevo subidos al Humvee y nos dirigimos hacia una nueva misión.

En el apartado interpretativo, Jeremy Renner en el papel del impredecible sargento James realiza un trabajo estupendo, muy convincente y, sobre todo, cargado de naturalidad. Perfectamente podría haberse llevado el Óscar para el que fue nominado. También me ha gustado la actuación de Anthony Mackie como el Sargento J.T. Sanborn, en una interpretación bastante creíble. Poco más que resaltar en este apartado; únicamente mencionar el cameo de Ralph Fiennes que aporta un toque colorista brevísimo al plantel de actores prácticamente desconocidos.

 En tierra hostil   En tierra hostil

La ambientación es correcta, como no podía ser de otra manera en los tiempos que corren; vehículos y armas están muy cuidados, así como los uniformes. Los escenarios podrían ser en el mismo Iraq ya que fue rodada en Jordania, muy cerca del país en que se desarrolla la acción.

Los efectos especiales no destacan en ninguno de los dos sentidos, aunque tampoco juegan un papel fundamental en la cinta.

Me han gustado especialmente la escena de los francotiradores en el desierto y la secuencia del supermercado en el pasillo de los cereales, donde un simple paseo de la cámara nos manda claramente el mensaje de la nula preparación para la vida normal de James, habituado a jugarse la vida a diario. “Todo lo demás carece de importancia y, además, no soy capaz de enfrentarme a ello”, parece que está pensando cuando le cuenta a su novia los terribles momentos que ha vivido en Iraq mientras ella no le presta atención estando más concentrada en la verdura que está limpiando…

En tierra hostil

Lo mejor. Sin duda el ritmo sostenido de toda la cinta.

Lo menos bueno. Me han chocado varios aspectos de la película: el primero es cuando envían el robot para acercarse a la presunta bomba; éste pasa entre mucha gente, población civil que extrañamente no ha sido evacuada de la zona de peligro. El segundo es cuando el taxi se salta el control a toda velocidad dirigiéndose hacia el artificiero. Es muy extraño que no se abra fuego sobre él, estando plenamente justificado pues está en peligro la vida de uno de los soldados. También choca que se arriesgue a un equipo especializado actuando como fuerza de reconocimiento, ya que ese trabajo se suele dejar a otras tropas más preparadas en ese aspecto.

La frase. El sargento Sanborn a James: ¿Te das cuenta de que cada vez que intervenimos es a vida o muerte?

No se trata de una película espectacular en ninguno de sus apartados pues, como he comentado antes, los efectos especiales son normales para los estándares actuales, la fotografía está más que correcta sin destacar, las actuaciones tanto de los personales principales como las de los secundarios son acertadas pero sin excesivos lucimientos, la ambientación no puede ser más que correcta teniendo en cuenta su presupuesto; en fin, una cinta que no destaca por nada en concreto pero que, uniéndolo todo junto con la tensión mantenida, consigue atrapar al espectador con fuerza y hacer que abandone la sala con muy buen sabor de boca. En mi opinión se merece el Óscar que ha obtenido a la mejor película.

Los números de 2014

Muchas gracias a todos por haberos acercado a este Blog, que sigue registrando un gran número de visitas, cerca de 20.000 en 2014.

Sección fotos de actores

Espero poder mantener un ritmo de entradas constante y seguir ofreciendo el mismo nivel de calidad.

Desde hace poco más de un mes puede visitarse una nueva sección con una galería de fotos de actores en papeles bélicos que seguiré ampliando, pues mi recopilación es bastante extensa.

Aprovecho para desearos lo mejor para este 2015 que estrenamos y muchas buenas películas bélicas, algunas de las cuales estamos esperando ansiosos como American Sniper, Corazones de acero e Invencible.

LAS ÁGUILAS AZULES – The blue Max (1969)

blue_max 2

Director: John Guillermin

I Guerra Mundial, frente Occidental, bando alemán. El cabo Bruno Stachel (George Peppard) sirve en infantería desde donde admira cómo la aviación interviene en los combates con menos penuria que ellos a ras de suelo. Se alista en aviación donde todos los pilotos provienen de familias aristocráticas contrastando con su origen humilde. Al incorporarse a su escuadrilla estas diferencias se harán más patentes marcando su forma de actuar fría y despiadada. Su ambición es conseguir la máxima condecoración de la aviación alemana, el Max azul o Cruz Pour Lè Mèrite, que se obtiene con veinte victorias (aviones derribados). Su desencuentro con los demás pilotos, especialmente con Willi (Jeremy Kemp), hará que rivalice con él hasta ir consiguiendo victorias. Debido a su origen humilde, el General Von Klugermann (James Mason) lo utilizará para la propaganda de guerra dándole al pueblo un héroe más cercano que el Barón Rojo (Von Richtoffen), que también es un noble. La lucha por las victorias y por conseguir los favores de una bellísima Úrsula Andress interpretando a la esposa del General, llevará a los dos pilotos a un duelo moral y de combate de consecuencias impredecibles.

Como otras muchas veces el título de la película en España no tiene nada que ver con el original que es ni más ni menos que el nombre de la condecoración que el protagonista quiere conseguir.

blue_max medalla

Las más de dos horas y media de la cinta no logran el aburrimiento del espectador ya que el ritmo bien sostenido, excepto en las escenas amorosas, conquista su atención en todo momento.

Las interpretaciones más destacables son las de Peppard y Andress aún sin llegar a ser magistrales. También James Mason, una vez más vistiendo el uniforme de General alemán, hace honor a su renombre de gran actor. Me ha gustado especialmente el papel de Willi como el As de la aviación aristocrático que desdeña todo lo inferior a su categoría. Esto se plasma cuando Stachel le lleva la botella de champán “… creo que no tenemos los mismos gustos…”

AguilasAzulesLas

La ambientación está muy lograda en cuanto a uniformes, armamento, vehículos y aviones; además, la fotografía consigue resaltar poderosamente estos aspectos. Los combates aéreos consiguen fijar la atención del espectador por su realismo y vertiginosidad.

En cuanto a las similitudes que podría tener con otras películas del género como la magnífica La Cruz de Hierro, ciertamente podría establecerse algún paralelismo en cuanto a que, en ambas, uno de los personajes principales busca desesperadamente la máxima condecoración; pero nada más, pues se trata de personajes opuestos en cuanto que uno es valeroso y el otro un cobarde, uno es un aristócrata y el otro un plebeyo y, lo más importante, los medios utilizados por uno y otro son completamente opuestos: por un lado la falsedad y el oportunismo robando el honor a un muerto; por el otro, combatiendo valerosamente.

BlueMax 1

Lo mejor. La magnífica fotografía unida a una ambientación excepcional.

Lo peor. La sangre de color rojo tomate que aparece en varias escenas.

La frase. En la primera fiesta, tras el derribo del avión de observación inglés en circunstancias extrañas por Stachel, éste contesta ante la afirmación de que ha impresionado al General: “El favor de los poderosos es siempre fructífero”.

Resumiendo, una buena película, muy visual, con ritmo e interpretaciones interesantes. Recomendable.

Regresamos…

1_Pepe_lagrimas_del_sol copia

Hace casi seis años que publiqué la última crítica en este Blog, que sigue aumentando en número de visitas y en elogios, que os agradezco. Siempre he intentado realizar un trabajo serio y riguroso, a la par que honesto con mis gustos y opiniones que podrán compartirse o no, pero que abren la puerta al debate respetuoso a través de vuestros comentarios y mis respuestas.

Además de proponerme mantener un ritmo de publicaciones constante, he querido realizar algunos cambios en el Blog en cuanto a aplicarle un nuevo diseño adaptativo para que mis lectores puedan seguirme desde su móvil o tableta. También he tratado de unificar el aspecto de los textos así como su estructura, labor que voy realizando poco a poco y que aún no está finalizada. Trataré, asimismo, de complementar mis comentarios con enlaces a trailers y otros vídeos en YouTube.

También iré completando las secciones de actores y fotogramas, y crearé una nueva donde trataré de recoger los distintos carteles y pósteres de las películas comentadas.

Está en proyecto una nueva sección que planteará Ciclos de Cine Bélico en la que propondré temáticas y títulos a visionar para comentar en una nueva plataforma aún en estudio, pero que podría ser Twitter.

Tengo tantas películas en espera para comentar que la lista sería muy extensa, pero mi intención es continuar con los distintos capítulos de Hermanos de sangre, para seguir con la magnífica Hijos del III Reich, Generation Kill, Pacific y otras películas como Águilas azules, Amanecer Zulú, Z Men, De aquí a la eternidad, En tierra hostil y otras muchas.

Espero no defraudar vuestras expectativas

Steiner 🙂

DAYS OF GLORY (Indigènes) – 2006

days-of-glory-cartel

Director: Rachid Bouchared

Segunda Guerra Mundial, 1943. El ejército francés recluta soldados entre los habitantes de sus colonias del norte de África; se trata de soldados musulmanes que se sienten franceses a pesar de no haber pisado nunca el suelo de Francia. Pero ahora la Patria les necesita para que den su vida luchando contra los nazis. Las diferencias culturales y las discriminaciones no tardarán en aparecer. Los “indígenas” del 7º Regimiento de Tiradores Argelinos lucharán en varios teatros de operaciones siempre en cabeza del ataque pero sin disfrutar de los permisos, del equipo, ni de la alimentación de sus compañeros de armas franceses.

El argumento se sustenta en la mirada de cuatro soldados argelinos y marroquíes: Saïd, Abdelkader, Messaoud y Yassir. Ellos se sienten franceses sin renunciar a su religión, a sus costumbres, ni a sus señas de identidad; pero ya que se juegan la vida igual que los demás, quieren recibir el mismo trato, la misma comida, las botas y los abrigos para la nieve, los ascensos y los permisos. En un momento de euforia, uno de ellos vivirá un romance con una francesa y tendrá la ilusión de que es igual que los franceses. Pero la realidad es otra: sus cartas son censuradas únicamente por tratarse de un indígena, no está bien visto que se relacione con una mujer francesa. El sargento de su pelotón (Martínez) mantiene en secreto que es árabe y se enfada mucho cuando uno de los argelinos que es su asistente le dice que lo sabe. Éste es un pecado imperdonable en el ejército francés.

days-of-glory-fotograma

En el apartado interpretativo, los protagonistas, todos de origen norteafricano,  logran unas actuaciones estupendas y muy creíbles. No en vano los cinco protagonistas (Jamel Debbouze, Samy Nacéri, Roschdy Zem, Sami Bouajila y Bernard Blancan) obtuvieron en el Festival de Cannes el premio a la mejor interpretación masculina. Especialmente Jamel Debbouze en el papel de Saïd, a pesar de su minusvalía (tiene un brazo inútil). Asimismo Sami Bouajila como Abdelkader conforma un personaje muy completo y bien delimitado. El personaje algo más secundario de Bernard Blancan como el sargento Martínez juega un papel fundamental en la trama al mostrar la defensa de sus hombres ante el mando francés, más aún cuando se descubre que se trata de uno de ellos.

El cabo Abdelkader es un idealista que cree que puede ascender si se prepara; es el único del grupo con algo de formación y en todo momento intenta proteger a sus “hermanos”. Saïd es un bonachón analfabeto que se deja llevar, pero que sabe defenderse si se meten con él. Yassir y su hermano Larbi (Assaad Bouab) se han enrolado por el dinero para que éste último pueda casarse. Messaoud (Roschdy Zem) pasa de creer que puede integrarse en la sociedad francesa, a sufrir directamente la discriminación por ser árabe. En un momento de la película dirá: “aquí me respetan”, a lo que Saïd le contestará: “seguirás siendo un moro”.

days_of_glory-cartel2

La fotografía algo desaturada, muy en la línea de cintas recientes desde la magistral Salvar al soldado Ryan, como Hermanos de sangre y Cartas desde Iwo Jima, le confiere una vistosidad especial, quizá más real. Y precisamente al introducir imágenes de paisajes en blanco y negro cada vez que se cambia de escenario, la transición a la historia que muestra la cinta se hace menos brusca.

La ambientación cabe calificarla de sobresaliente tanto por los escenarios de exterior como por el resto de atrezzo de armas y uniformes. Especial mención merecen los atuendos de los marroquíes como el de uno de los protagonistas, Yassir, que lucen chilaba rallada con capucha junto con las Thompsons americanas.

days_of_glory-cartel3

Las escenas de acción también brillan con luz propia al utilizar los últimos avances en el campo de los efectos especiales. Vemos cómo los soldados tienen miedo en la lucha, se fatigan al correr y son sepultados por montones de tierra y cascotes que se desprenden de las explosiones.

La música tan sólo tiene dos o tres apariciones estelares con cánticos en árabe que nos recuerdan a la estupenda banda sonora de Black Hawk derribado.

Presenta algunas similitudes con Salvar al Soldado Ryan: la secuencia del cementerio plagado de tumbas de árabes en este caso, la misión final suicida que no contaré para no estropear el desenlace, y las dudas de los soldados sobre esta última misión incluído el amago de marcharse de uno de ellos (Yassir) tras la muerte de su hermano.

days-of-glory-fotograma-3

Me ha gustado ver que se muestra sin rodeos la rapiña tras el combate y cómo al principio de la cinta se les advierte “se permite el saqueo para comer, pero a las mujeres ni tocarlas… porque seréis fusilados”. El aspecto religioso aparece discretamente salpicando algunos momentos de máxima tensión en que los protagonistas recitan “proclamo que no hay más Diós que Alá…”.

Además del premio ya citado obtuvo los siguientes: Festival de Cannes, premio a los valores humanos. Seminci, premio del público.

Lo peor. Quizá el excesivo descaro con que los mandos franceses burlan las expectativas de integración de los musulmanes. Es verdad que la película denuncia una situación injusta, que se ve muy bien plasmada en la secuencia en que los fotógrafos militares estás tomando una foto donde dirán: “Miren aquí: los soldados franceses liberan Alsacia”, posando con los civiles sólo hay soldados “blancos” franceses, mientras que detrás de la cámara desfilan chilabas y turbantes. Y el Coronel que hace poco prometió reconocimiento por la sangre derramada, ahora pasa de largo mirando para otro lado y haciendo oídos sordos ante las demandas de Abdelkader.

La frase. Al principio de la película el veterano sargento Martínez le dice al inexperto cabo Abdelkader: “Si algo va mal, encended un cigarrillo y antes de que prenda habrá pasado”. Y sobre todo el alegato de Abdelkader sobre la integración “y aunque tengamos que pagar cien veces más que ellos, pagaremos”.

Concluyendo diré que se trata de una magnífica película que me ha sorprendido, ya que pasó fugazmente por las pantallas españolas. Un argumento contundente, un ritmo bien llevado, buenas actuaciones, la ambientación y la fotografía en su punto y una historia para recordar, la convierten en una de las mejores películas bélicas de los últimos años. Imprescindible.

Sesenta años después, el que fuera cabo Abdelkader sigue malviviendo en un suburbio de una ciudad francesa…