EL BATALLÓN PERDIDO (The Lost Battalion) – 2.001

batallon-perdido150px.jpg   batallon-perdido2-150px.jpg

I Guerra Mundial, Francia, octubre de 1.918. Un batallón de la 77ª División de infantería de los Estados Unidos va a tomar parte en un ataque para romper las líneas alemanas en el frente Mosa – Argonne junto con una división francesa que cubrirá su flanco izquierdo, mientras que el resto de su división hará lo propio por el derecho. Sólo el batallón del mayor Charles Whittlesey consigue avanzar y llegar hasta su objetivo capturando la zona del molino de Charlevaux; son rodeados por los alemanes y rechazan repetidamente los contraataques de éstos. Se encuentran en pésimas condiciones: sin municiones, sin víveres, sin suministros médicos para los heridos… pero resisten. Basada en hechos reales.

El argumento es bastante simple pero da suficiente juego para la historia que se nos cuenta. Se le podría haber sacado más jugo.

Esta película que fue rodada para televisión, está llena de tópicazos: el paleto frente a los listillos de la gran ciudad; el jefe cuestinonado por sus superiores pero respetado por sus hombres por ser honesto con ellos; los personajes típicos de los graciosos de la unidad y la secuencia que hemos visto en muchas películas anteriores del casco ensangrentado que rueda colina abajo. Por no mencionar al americano recitando de memoria la Biblia. ¿Será verdad que todos los yanquis se saben de memoria fragmentos de las Sagradas Escrituras?.

La ambientación es correctísima; aunque no es que haya un gran despliegue de medios, gusta ver que se cuidan los detalles como los uniformes, las armas, la suciedad del combate, etc. Me agrada que las imágenes están casi desaturadas presentando unos tonos muy uniformes y con poco color excepto en la sangre, las explosiones y el fuego; ni siquiera el verde del bosque, muy abundante, destaca.

Los combates no están mal y se nota que al ser una cinta moderna aprovecha los avances disponibles; no obstante la dirección de los actores deja mucho que desear: hay momentos de la lucha en que parece que muchos soldados están esperando que les peguen un tiro o les alcance una explosión ya que permanecen de pie, sin protegerse, algo completamente ilógico y lejos de toda realidad. Y abundando en esta falta de realismo hay que decir que los efectos de sonido contribuyen de forma decisiva a la misma ya que las voces prevalecen demasiado frente a los estruendos de las explosiones y los disparos.

Los actores, la mayoría desconocidos, tampoco aportan mucho más ya que no transmiten la tensión de la situación tan dramática que están viviendo: se limitan a poner caras raras con los ojos muy abiertos. Si tuviera que salvar a alguno sería a Phil McKee en el papel del Capitán McMurtry, el mayor de Hermanos de sangre, que únicamente está correcto. Además, los diálogos simplones y sin sustancia hacen que el espectador mantenga la distancia con la acción.

Lo mejor de la película es que entretiene: presenta una abundante ensalada de tiros y explosiones aliñada con un buen ritmo que no permite el aburrimiento. Además de la ambientación ya comentada.

Lo peor, la falta de realismo que antes he explicado. No es admisible que una película con vocación de seria, nos muestre cómo muere un soldado y su amigo lo contemple como si mirase un zapato viejo, sin gesticular siquiera.

La anécdota: no sé qué pinta una trinchera alemana muy por detrás de sus líneas y justo delante de donde los americanos van a atrincherarse.

La frase. Wittlesey: “la vida sería más sencilla si pudiéramos elegir nuestras obligaciones, pero no podemos”.

Resumiendo, una cinta sólo entretenida.

Anuncios

One Comment

  1. Heil Steiner.

    Aunque no es de mi ámbito temático ni es mi fuerte el tema, hay que reconocer que cuando una película es buena se ve de buen agrado aunque uno sea lego en el ámbito del que trate.

    No puedo más que secundar tus argumentos. Las carencias técnicas que pueda tener, más por estar ante una producción televisiva, se ven sobradamente superadas por un buen hacer en guión y producción, aprovechando al máximo las posibilidades en cuanto a ambientación e imagen. La tensión constante y la carencia de previsibilidad alguna son más notas positivas a añadir. Y creo que apuntas algo muy acertadamente: el tratamiento del color no hace sino incrementar las sensaciones que el film ya transmite de por sí de forma excelente. Los uniformes son un mundo aparte en lo correcto de su puesta en escena.

    Creo recordar, si se me permite añadir algo a tu sobresaliente comentario, que una de las intrahistorias de “El batallón perdido” es la que sirve de trama a la película de animación “Valiant”, al rendir tributo (de modo peculiar) a las palomas que sirvieron en aquel batallón.

    Saludos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s