ROMMEL, EL ZORRO DEL DESIERTO (The desert fox: The story of Rommel) – 1.951

rommelzorrodeldesierto200px.jpg

Cuenta la historia de la implicación del más afamado militar alemán de la II Guerra Mundial, Erwin Rommel, en la conspiración para asesinar a Hitler. Al principio no parece muy convencido y alberga muchas dudas ya que es un patriota y ha jurado lealtad al Führer; sin comprometerse abiertamente, sus vacilaciones van dando alas al resto de conspiradores hasta acabar implicándose.

Esta película se enmarca en la serie de filmes que tratan de quitar demonios a los alemanes vencidos en el sentido de que ahora ya no son el enemigo: en este momento (años 50) son aliados de occidente frente al comunismo. De ahí que cada vez veamos con más frecuencia en el cine de la época personajes alemanes más humanos, menos fanáticos y ya no todos han sido nazis, sino que nos presentan a muchos como opositores internos al régimen hitleriano.

La primera mitad de la película presenta un ritmo lento aunque despliegue bastantes saltos temporales y espaciales: comienza en África, pasa a Europa para volver de nuevo a África, y otra vez más a Europa. Pero en la segunda mitad el ritmo va creciendo hasta lucir una serie de escenas finales magníficas por su intensidad y por las actuaciones tanto de James Mason (Erwin Rommel) como de Jessica Tandy en el papel de su esposa. Desde la escena del atentado en la Guarida del Lobo, hasta la escena final de la despedida de Rommel de su esposa, pasando por la de la acusación de traición. El Mariscal de Campo ha sido descubierto y dos generales enviados por Hitler le proponen que se suicide para no manchar su reputación y asegurar el futuro de su familia. Cuando Erwin revisa las acusaciones que recaen sobre él dice: “Según veo tuvieron mucha suerte en conseguir confesiones de moribundos … Pueden informar al Führer que estoy dispuesto a contestar a estas acusaciones en un juicio”.

No tiene escenas de acción salvo la primera, y utiliza material procedente de filmaciones reales; al estar rodada en B/N toda la cinta adquiere un cierto aire de semidocumental al que la estupenda banda sonora ayuda bastante. En el lado negativo mencionar que no trata tanto al personaje en sí, como engañosamente nos hace creer el título y el cartel, sino únicamente de su participación en el complot donde los conjurados necesitaban a una persona del prestigio de Rommel para atraer al ejército y a la opinión pública, y para ponerlo al frente del país tras la hipotética caída de Adolf Hitler. Pero Erwin Rommel fue mucho más: principalmente un brillante militar en todos los campos de batalla en que participó, no sólo en el desierto con el Afrika Korps; también tuvo un papel muy relevante en la conquista de Francia en 1.940 y después de abandonar África en la defensa del frente occidental siendo el principal artífice del muro Atlántico de Hitler. Lo cierto es que se echa de menos una película sobre el personaje global, no sólo sobre el aspecto Walkiria (nombre en clave del atentado contra Hitler).

Hay algunos errores que mínimamente deslucen algo la película: en la escena inicial en que los comandos británicos atacan el Cuartel General de Rommel, éstos van armados con Thompsons americanas, lo que podría ser posible pero no probable, ya que los británicos usaban las Sten, mucho más ligeras, manejables y efectivas aunque tendieran a encasquillarse con facilidad. Además la escena es bastante mala en conjunto.

Lo mejor de la película es la interpretación de James Mason que se mete muy bien en el papel del Mariscal de Campo Erwin Rommel y va creciendo a lo largo del metraje para terminar sublime. Cuando se va a marchar para no volver, le dice a su esposa: “cogeré mi abrigo, hace frío y no quisiera temblar”. Volverá a interpretar a Rommel en Las ratas del desierto (1.953).

Lo que menos me ha gustado es que se desaprovecha la oportunidad de contar la vida de este gran hombre. También se nota que se realizó con bajo presupuesto y algunos decorados dejan mucho que desear, así como el material utilizado: los vehículos y aviones no parecen alemanes y se ven demasiados Shermans en el desierto.

La frase. Von Rundstedt por teléfono a Keitel: “pedid la paz, idiotas”. Creo que el personaje de Von Rundstedt está sobredimensionado en su antinazismo ya que constantemente se refiere a Hitler despectivamente como “ese cabo de Bohemia..”. Esta actitud del personaje aparece otras veces en el cine como en El día más largo. Es cierto que este Mariscal de Campo era muy respetado por Hitler y tenía el mayor prestigio en el ejército alemán: es posible que se permitiera ciertas licencias, pero resulta poco creíble esa actitud tan abiertamente.

En resumen, una magnífica película que se queda algo corta por reducir un personaje histórico a lo que la propaganda americano-occidental de la época le interesa, obviando su enorme personalidad como militar y como gran estratega. Se le podría haber sacado mucho más jugo y espero que algún día se retome el tema más globalmente.

Anuncios

4 Comments

  1. Buenas

    La película se basa en la biografía de Rommel escrita por Desmond Young. Éste sale al principio de la película interpretandose a si mismo como prisionero de guerra. Es la famosa escena en que cuenta como vio a Rommel a lo lejos.

    Al parecer el tono hagiográfico proviene del libro de Desmond Young. Y eso es entendible. Los británicos suelen enaltecer a los que les cuesta derrotar para poder decir algo asi como “eran buenos, pero nosotros somos mejores porque les vencimos”.

    Coincido contigo en que el asalto de los comandos británicos es una escena bastante floja, pero fue real. Lo que no es real es que murieran tantos. La lista de bajas fue de 4 alemanes y 1 británico.

    Por lo demás coincido tu estupendo comentario. Una magnífica película sobre uno de los mas atractivos personajes de la IIGM.

    Un saludo

    Responder

  2. Reisman:

    Gracias por el comentario. He obviado que la historia la cuenta el propio autor de la biografía de Rommel porque he creído que tampoco aportaba gran cosa al relato y que aunque la película esté basada en esa biografía, este aspecto es únicamente un pretexto para contar la historia desde el punto de vista de los británicos y desde luego sin perder de vista el contexto de guerra fría que menciono en el post.

    Un saludo

    Responder

  3. Sobre Rundest: fué destituido fulgurantemente por Hitler al ordenar una retirada en Rostov. Pero luego rehabilitado al demostrarse que previamente había enviado sendos informes en donde advertía la gravedad de la situación, que Halder y sus colegas del comando supremo no le habían mostrado al dictador. Y destituido de nuevo por blandura en combate después del día D. Le sustituyó Kluge, que había salvado al frente ruso después de la batalla de moscú y al que Hitler consideraba su incondicional. (Colaboró con Rommel en el atentado) Lo curioso es que tras la purga posterior al atentado de la bomba, le llamaron precisamente por ser uno de los pocos en los que Hitler podía confiar en ese momento. Poco probable que dijera lo de cabo.

    Lo curioso es que disputó mucho con Rommel porque éste quería combatir a los aliados en las playas el mismo día D. “las primeras 24 horas serán decisivas, había dicho” y Rundest prefería mantener fuerzas en reserva. Hitler apoyó al principio a Rommel, pero este se equivocó al pensar que Calais sería el objetivo aliado.

    Curiosamente, a Hitler le hicieron un atentado antes de la invasión a Francia, con una bomba que estalló a la hora equivocada, y voló toda la sala de manera impresionante, pero ineficaz. Rommel felicitó al dictador por su buena suerte y escribó en su diario: “La seguridad de nuestro líder ahora irá a parar a manos de la única persona que puede hacerse cargo: Yo. Y está muy bien porque sólo así se acabarán estos atentados chapuzeros”.

    Irónico.

    Responder

  4. Zeitzler:

    No se ha probado que Von Rundstedt estuviese implicado en el atentado contra Hitler de la Operación Walkiria; es más, parece que no quiso saber nada cuando se lo propusieron aunque tampoco alertó al Führer ya que le tenía bastante antipatía. Y creo que esa frase simboliza precisamente este aspecto y no debe tomarse literalmente. Yo tampoco creo que la pronunciase.

    Gracias por el comentario.

    Un saludo

    Steiner 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s