COMANDO (Hell is for heroes) – 1.962

Comando-2

Director: Don Siegel

Otoño de 1.944, Bélgica, línea Sigfrido. Un Compañía de infantería norteamericana descansa en un pueblo y corre el rumor de que van a volver a casa. John Reese se incorpora a la unidad después de haber pasado por un consejo de guerra y haber sido degradado de sargento mayor a soldado raso. La Compañía es enviada de nuevo al frente y, mientras la segunda sección se queda en una posición teniendo que cubrir un amplio sector del frente, el resto de la unidad es retirada para constituir la reserva del batallón. La segunda sección (pelotón) intenta engañar a los alemanes haciéndoles creer que tienen enfrente a una Compañía completa hasta que regrese el resto de la Unidad.

La trama argumental es de tal simpleza que puede parecer que no podemos esperar casi nada; pero la acción va creciendo y, sin darnos cuenta, vemos pasar ante nuestros ojos multitud de sucesos que mantienen la atención sin dejar hueco al aburrimiento. El uso de tópicos como la Unidad deseosa de volver a casa que sufre una desilusión cuando es enviada de nuevo al frente; o el cliché del soldado graciosillo que vende de todo, no enturbian demasiado el buen hacer del director que, a través de una magnífica fotografía en blanco y negro, consigue sacar bastante partido a una historia poco consistente.

comando-5

Los personajes son bastante superficiales, incluso el de Reese que interpreta el fabuloso Steve McQueen y que en este filme no se acerca a lo que nos tiene acostumbrados. El presunto soldado veterano y muy experimentado sólo es presentado como tal por los comentarios de su sargento mayor, ya que no hace casi nada que lo demuestre. El polaco al que han adoptado (Homer) es un papel totalmente increible y sobra claramente de la película. Quizá la mejor interpretación sea la de Harry Guardino como el Sargento Larkin; aunque sea un papel secundario está muy acertado y consigue que nos creamos su actuación. Tampoco está mal James Coburn en otro de los secundarios, el Cabo Henshaw.

comando.jpg     Comando-3

La ambientación es muy correcta; los pocos vehículos que aparecen son de la época, los uniformes y las armas están en su punto, y los escenarios, aunque parezcan algo californianos, pueden dar el pego. Choca ver a Reese con una metralleta M-3 “Grease gun” ya que este arma se usó muy poco en el frente europeo porque los soldados preferían la Thompson.

La cinta incorpora secuencias documentales en la parte del ataque final que no desentonan en absoluto con el resto de la película. Además, el realizador nos ofrece en varias ocasiones unos espectaculares planos desde arriba o desde debajo de la acción que, junto con la excelente fotografía ya mencionada y un correctísimo tratamiento de la oscuridad, hacen las delicias del espectador más exigente.

Lo que más me ha gustado ha sido la escena en el bar antes de partir hacia el frente en que Reese intenta comprar una botella de cognac violando la prohibición de beber la noche antes de incorporarse al combate. Especialmente cuando la camarera le dice que si le sorprende la policía militar pasará un mal rato, a lo que Reese contesta: “la vida está llena de malos ratos”. Las escenas de combate no están mal, sobre todo me gustó la del ataque alemán y la del intento de golpe de mano al blocao alemán atravesando el campo de minas.

Comando-4

Lo peor puede ser la escasa profundidad de los personajes en general que no llegan a convencernos de la realidad de la historia. Tampoco me ha gustado el apelotonamiento de los soldados al realizar el ataque final por ilógico, suicida y poco profesional.

La frase. Reese en la famosa escena del bar a la camarera: “la gente hace siempre lo mismo, sigue la corriente”.

Resumiendo, una película entretenida pero demasiado superficial y con una historia poco consistente. Defraudante la actuación de McQueen.

Anuncios

2 Comments

  1. Buenas Steiner

    Floja, flojita esta peli. Las escenas del ataque final contra el Bunker alemán son de risa. Los americanos atacan frontalmente (para que pedir apoyo de la artilleria y tal) siendo masacrados hasta que el “duro” personaje de McQueen lanza la mochila explosiva (claro, el puede llegar hasta el bunker porque para eso es a prueba de balas)… por lo demas como comentas demasiado superficial, y en general aburrida.

    Parece mentira que el gran S. McQueen se embarcara en un bodrio de esta magnitud.

    Saludos

    Responder

  2. Kleist:

    Veo que estamos de acuerdo. Como bien dices se salva muy poco de esta película, quizá la fotografía.

    Saludos y felices fiestas.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s