ESTA TIERRA ES MÍA (This land in mine) – 1.943

Esta Tierra Es Mia (1943)

Director: Jean Renoir

Una ciudad francesa ocupada cualquiera, 1.941. La vida se desarrolla tranquilamente soportando estoicamente a los alemanes, las privaciones de alimentos y el creciente mercado negro. Algunos habitantes se aprovechan de la situación enriqueciéndose con estos negocios o colaborando con las tropas ocupantes. El Sr. Lory (Charles Laugthon) es un maestro de mediana edad, poco agraciado, enfermizo y sobreprotegido por su madre viuda. Albert Lory está enamorado en secreto de la Srta. Louise (Maureen O’Hara) que es su vecina y compañera en la escuela. Se produce un choque de trenes en la estación de la ciudad y aunque parece claro que se trata de un sabotaje, el Mayor Von Keller al mando en la misma prefiere hacerlo pasar por un accidente ya que si no, tendría que tomar rehenes y fusilarlos.

Los nazis también están atacando la libertad a través de la censura de libros de todo tipo en la escuela; así, muchas obras son quemadas y hasta los libros de texto de los alumnos son mutilados. El director del colegio, el Sr. Sorel llama a Lory a la resistencia moral enseñando a los niños lo que los alemanes quieren que no aprendan ya que éstos podrán quemar los libros pero no borrar su memoria.

Al producirse varios atentados, los alemanes cogen como rehén al Sr. Lory. Su madre, desesperada, acude a todas las instancias posibles con la intención de delatar al autor de los atentados pero no es recibida por nadie. Al final tiene que recurrir al jefe de estación que es amigo de su hijo, el novio de Louise y también colaborador de los nazis, quien consuma la denuncia. Los acontecimientos se desbocan desde este momento y Lory acabará siendo acusado del asesinato de éste, detenido y juzgado.

El argumento presenta bastante profundidad acercándose, a través de unos personajes muy bien construidos, a la realidad de lo que fueron las zonas ocupadas durante la II Guerra Mundial. Se muestran con naturalidad, sin dejar de juzgarlos negativamente, personajes que abiertamente colaboran con los nazis para obtener un provecho personal. Por ejemplo el Alcalde y los comerciantes que se lucran con la situación sin pasar necesidad como los demás. El personaje del jefe de estación que colabora en un principio para no tener problemas con los alemanes, va evolucionando y pasa de ser un nazi idealista a justificar su colaboración para evitar que inocentes paguen por las acciones de otros. Su arrepentimiento le llevará a avisar al saboteador antes de su detención tras haberlo delatado, y al suicidio cuando se ve atrapado por el Mayor Von Keller como colaborador sin remedio.

esta-tierra-es-mia

Aunque el ritmo es pausado al principio, la cinta mantiene un paso firme que consigue enganchar al espectador. El personaje del Sr. Lory interpretado por Charles Laughton es la auténtica joya de esta película que hace que no haya pasado desapercibida como una cinta más sobre la ocupación. Maureen O’Hara, bellísima, no está mal en su papel si bien no luce al mismo nivel que su compañero.

La ambientación no destaca positiva ni negativamente si bien los uniformes alemanes no parecen muy reales.

Lo mejor. El alegato final de Laughton en el juicio donde arroja su cobardía a sus convecinos y al ocupante alemán. Todo un canto a la Libertad en una interpretación inolvidable.

esta tierra es mia-charles

Lo peor. Es muy poco creíble que Maureen O’Hara se enamore por las buenas de Lory sólo por su gran demostración de valor en el juicio. Tampoco me gustó mucho la interpretación de ésta justo en el momento en que Lory vuelve a ser arrestado presumiblemente para ser ejecutado. La verdad es que resulta muy difícil brillar al lado del monstruo interpretativo de Laughton.

La frase. En este caso serán las frases. Permitid que me extienda un poco, porque vale la pena. El Mayor Von Keller dirá en una conversación con el jefe de estación: “con la excesiva libertad viene el caos y el desorden” tratando de justificar la ideología y actuación nazis. Paul Martin, el hermano de Louise y miembro de la Resistencia, explica: “el sabotaje es el único arma que le queda a un país derrotado”. Lory en la genial alocución final: “el ejemplo de los héroes es contagioso”, “cuanto mayor sea el dolor, más se acortará nuestra esclavitud”, “la ocupación sólo se alimenta de grandes mentiras”.

Aunque carece casi por completo de acción, se trata de una obra maestra del cine bélico y de un gran canto a la libertad. Muy recomendable.

Anuncios

11 Comments

  1. Buenas

    Muy buen post Steiner. Efectivamente, es una de esas grandes películas de propaganda realizadas por los estudios norteamericanos con las grandes estrellas y directores europeos en el exilio. Lo que sorprende es que se trate el tema de los colaboracionistas, algo que luego está bastante ausente en posteriores producciones francesas.

    Un saludo

    Responder

  2. Buenas Steiner

    La vi hace tiempo y no recuerdo mucho. De lo que me acuerdo, por supuesto es de la interpretacion de ese gigante (en todos los sentidos) de la pantalla que era Charles Laughton. También me acuerdo de que la atmósfera no me terminó de convencer, esa actitud de oposición tan abierta a los alemanes me pareció poco realista, la verdad. De todos modos, es verdad que el film tiene algunos diálogos memorables, lo que le hace subir la media de las típicas películas de propaganda de esa época.

    No me pareció un gran título, pero si que tiene aspectos destacables.

    Saludos

    Responder

  3. Gracias a ambos por vuestros comentarios. Es cierto que aunque se trata de una película de propaganda en plena guerra, vista ahora con la perspectiva de los años que han pasado tiene ese saborcillo de lo antiguo y de las grandes palabras en momentos delicados para el mundo. Además el blanco y negro siempre ayuda.

    Un saludo

    Steiner

    Responder

  4. Un película que no conocía para nada.
    Tras leer tu comentario me has animado a verla, la Francia ocupada siempre me ha interesado. Además los films hechos durante el conflicto siempre desprenden un tufo a propaganda que, en algunos casos, reflejan bastante bien el pensamiento y el modo de actuar de una nación y sus gentes.
    Saludos!

    Responder

  5. Kikinho:

    Gracias por el comentario. Creo que te gustará sobre todo por Laughton. Además, el hecho de que se trate de una peli de propaganda no oculta otros valores como la crítica directa y sin tapujos de los colaboracionistas y contra la pasividad de algunos ciudadanos.

    Saludos

    Steiner

    Responder

  6. Buenas

    Ya que lo mencionais, sobre el tema de la Francia ocupada recomiendo dos pelis del director francés Louis Malle: “Lacombe Lucien” (algo lenta, pero que describe bastante bien el fenómeno colaboracionista) y “Adios, muchachos”, un film sobresaliente y una radografia de la sociedad francesa bajo la ocupación nazi. Ambas estan comentadas en mi blog.

    Saludos

    Responder

  7. Kleist:

    No he visto ninguna de las dos, pero las conozco por las críticas de tu Blog y, la verdad, me parecieron interesantes. A ver si tiengo la oportunidad de verlas.

    Saludos

    Steiner

    Responder

  8. Que más decir: Mi película favorita, por encima de cualquier otra.

    Y la que me conirtió en una fan de Laughton… y lo que he disfrutado desde entonces viendo sus películas.

    Muy buen comentario. Renoir, durante su exilio norteamericano, le chocaban tanto los comentarios de algunos americanos sobre la “cobardía” francesa (por su capitulación en 1940) como el excesivo patrioterismo de algunos filmes en los que se presentaban los resistentes de manera tan heróica, que forzaban a pensar que cóm puñetas se habían podido dejar invadir.

    Renoir, en respuesta a eso, nos presenta a unos personajes muy humanizados: aunque no simpaticemos con los colaboracionistas, al menos se nos ofrecen sus autojustificaciones. Incluso el Comandante alemán es mucho más que el típico nazi de opereta (lo cual, en 1943, tenía su mérito). Otra cosa interesante es que queda claro que no es fácil vivir en un pais ocupado, y tomar posiciones en contra de los invasores es algo que tenía consecuencias: el film cumplió los objetivos en américa, ya que Renoir recibió muchas cartas de espectadores (incluyendo jóvenes soldados) que le agradecieron haberles ilustrado sobre las dificultades de los pueblos bajo la ocupación.

    Es interesante como el personaje de Lory va evolucionando, de cobardón (un poco por conformismo, un poco por comodidad) a ciudadano que va tomando conciencia de su situación, hasta el punto de que toma la decisión de arengar a sus conciudadanos aun sabiendo que ello le costará caro.

    No hace falta que diga lo mucho que me gusta Laughton en el papel (es un actor de otro planeta, punto), pero quiero añadir que el nivel actoral no desmerece del protagonista, y que George Sanders, Walter Slezack y Una O’Connor, entre otros están estupendos. El niño judío fue interpretado por el hijo del actor Robert Donat, cuya familia se encontraba en américa. Tanto Laughton como Renoir eran amigos de Donat y “apadrinaron” el debut (y única película) de su hijo.

    Responder

  9. Reisman:

    Siento el apagón; se debe a problemas técnicos. Espero reaparecer en breve porque tengo algunos títulos ya listos como las 2 o 3 primeras entregas de Hermanos de sangre, La Presa, Days of glory y alguna más.

    Saludos

    Steiner 🙂

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s