LÁGRIMAS DEL SOL (Tears of the sun) – 2003

 

Director: Antoine Fuqua

Nigeria, durante la guerra civil, hacia 2002. Un escuadrón de élite del Ejército norteamericano al mando del Teniente Waters (Bruce Willis) es enviado a evacuar a una doctora estadounidense y a un sacerdote y dos monjas franceses a la jungla de Nigeria, donde se encuentra su Misión cristiana. La doctora Kendricks (Monica Belluci) se niega a abandonar a los refugiados que se encuentran en su dispensario, por lo que emprenderán una larga marcha hacia la frontera con Camerún, siendo perseguidos por los paramilitares que siembran el terror entre los miembros de la etnia rival. El sacerdote y las monjas, que se quedan en la Misión, serán masacrados junto con todos los enfermos y heridos que se encuentran allí. El grupo está compuesto por muchas personas, mujeres y niños entre ellos, que sufrirán durante la larga marcha a pie por la jungla tratando de escapar de sus perseguidores.

La trama argumental es simple: una vez más los superpreparados y megaprofesionales de la guerra, los SEAL norteamericanos, se introducen en un país extranjero para cumplir una misión secreta con órdenes de no intervenir en la guerra civil; sólo tienen que evacuar a una de sus conciudadanas. Pero una vez allí no podrán evitar ser los buenos y liberar a la sufridora población civil de la opresión de la etnia dominante que asesina a cuantos no son de su grupo. Los malos son muy malos masacrando con sus machetes a todo el que se les pone por delante. Los SEAL intentarán evitar que el grupo caiga en manos de sus perseguidores llevándolos a lugar seguro.

Las actuaciones no están mal y sobre todo los dos protagonistas cumplen su parte con brillantez. El resto del reparto defiende bien sus respectivos papeles ayudando así al buen resultado general de la cinta.

La ambientación consigue perfectamente que nos introduzcamos en la jungla de Nigeria con los refugiados. Todo el atrezzo militar aparece bastane cuidado: tanto el armamento de los comandos, sus uniformes y camuflage, como las armas de los nigerianos donde vemos principalmente AK-47.

La mejor escena es la del asalto a la aldea que está siendo masacrada por los paramilitares de la etnia dominante. Una escena perfectamente rodada que nos muestra con multitud de detalles las salvajadas que pueden llegar a realizarse en una guerra en aquellas latitudes. También vemos la forma de actuar del comando americano que sigue abundando en su profesionalidad y saber hacer.

Lo peor. El amago de historia de amor entre la Belluci y Willis no tiene ningún fundamento ni se sostiene. También resulta poco creíble la falta de disciplina del comando que es capaz de desobedecer órdenes concretas. Y lo más increíble de todo es que los aviones americanos bombardeen suelo nigeriano con una exactitud capaz de destruir al grupo perseguidor completamente sin despeinar siquiera a los buenos, a pocos metros de distancia.

Conclusión. Se trata de una película entretenida y poco más. Parece diseñada a la medida del lucimiento personal de los actores protagonistas Bellucci y Willis.

Anuncios

6 Comments

  1. Buenas

    Pues yo reconozco que esta me aburrió y defraudó a partes iguales. Lo único que me parecio salvable era la banda sonora de Hans Zimmer.

    Coincido contigo en que hasta la masacre del hospital la película promete, pero luego es una reiteración de estereotipos de películas de acción. Si así actúan los SEAL yanquis entonces tienen un problema gordo.

    Y totalmente de acuerdo en que lo peor es la empalagosa historia de amor platónico entre la Bellucci y el Willis.

    Un saludo

    Responder

  2. Reisman:

    Gracias por el comentario. Estamos de acuerdo en todo lo que dices. Además ¿Willis no está algo mayor para un papel como ese?, aunque se mantenga en forma.

    Saludos

    Steiner 🙂

    Responder

  3. Buenas

    No la he visto pero me parece la típica historia de las tropas USA en plan “cowboys salvadores” en un pais del tercer mundo. No sé como se las arreglan, pero incluso de sus meteduras de pata más gruesas te hacen una pelicula dándole la vuelta a la tortilla, por ejemplo con “Black Hawk, derribado”, visualmente brillante, pero que es un pasquín estadounidense.

    Dentro de este subgénero de guerras tribales y conflictos en Africa me quedo sin duda con la magnífica “Hotel Ruanda”.

    Saludos

    Responder

  4. Kleist:

    Gracias por el comentario. Tienes razón en lo que dices sobre lo de sacar partido hasta de sus errores más gordos. Y es un ejemplo claro de manipulación de la verdad la que mencionas Black Hawk derribado, aunque ésta última a mí me parece una grandísima película aparte de su infidelidad a los hechos.

    Steiner 🙂

    Responder

  5. Hola Steiner

    Veo que el blog está un poco muerto ultimamente… a ver si lo retomas que estoy deseando leer nuevas reseñas, incluyendo la prometida sobre “Hermanos de Sangre”.

    Saludos

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s