SAVIOR – 1997

Director: Predrag Antonijevic. Productor: Oliver Stone

Un atentado islámico en París mata a la mujer y al hijo de un militar norteamericano; éste se venga disparando contra los fieles de una mezquita en la capital francesa. Huye y se refugia en la Legión extranjera francesa y más tarde actúa como mercenario en la Guerra de Bosnia al lado de los Serbios. En 1993 llega un momento en que se replantea su postura y decide ayudar a una serbia embarazada por la violación de un musulmán mientras fue su prisionera. Los serbios quieren matar al niño despreciándola también a ella. A partir de ese momento comienza una huída a través de la Bosnia en guerra para tratar de salvar a la madre y a su hija.

El argumento es bastante consistente sustentando perfectamente todos los acontecimientos que vemos en la pantalla. Desde la motivación del protagonista para actuar como actúa, hasta el porqué de cada uno de sus actos se explican magistralmente en secuencias de gran dureza. Cuando vemos a Dennis Quaid abatir a un niño que intenta llevarse a su cabra en la tierra de nadie, parece un acto de brutalidad gratuita; pero más tarde podemos comprender que actuara de esa forma cuando se nos recuerda cómo una niña de mirada inocente lanza una granada que mata a su compañero de armas.

La película está plagada de escenas impactantes como la ya comentada en que Quaid abate al niño; o aquella en que el serbio que lo acompaña corta el dedo de una anciana para robarle el anillo; también la de la paliza a la embarazada y la de la masacre de los croatas a los viajeros de un autobús.

Aunque hemos visto ya muchas veces la escena en que se le tapa la boca a un bebé para no ser descubiertos, no por típica esta escena carece de dramatismo, aspecto éste muy abundante en la cinta.

En el apartado interpretativo, Denis Quaid realiza un trabajo impecable como asesino frío y despiadado que actúa por resentimiento, y más tarde como protector de la chica y de su hija. Natasha Kinski, a pesar de aparecer en los títulos de crédito como una de los protagonistas, sólo hace un papel muy secundario, casi un cameo en que no tiene oportunidad de demostrar nada. Sí me parece que realiza un trabajo muy correcto Natasa Ninkovic como la serbia prisionera y violada que trata de escapar con su hija y el duro mercenario.

La ambientación me ha gustado especialmente tanto por los escenarios como por el atrezzo que consigue meternos de lleno en el conflicto balcánico. Los efectos especiales, sin ser abundantes, son correctos y bien medidos, no se abusa de ellos en ningún momento.

Me han gustado muchos aspectos de esta película, pero yo resaltaría la forma en que se nos presenta la mentalidad y forma de pensar de los serbios respecto al conflicto; aspecto perfectamente tratado en otras películas sobre esta guerra como “Disparo al corazón” en que se nos explica ampliamente cómo el odio hacia los musulmanes se ha ido arraigando en aquella sociedad durante décadas hasta que ha explotado.

Lo peor de la película quizá sea cómo llega el personaje principal a esa guerra; creo que para buscar una justificación a la motivación de un mercenario no es necesario emplear el primer cuarto de película.

Resumiendo, se trata de una gran película que logra atrapar al espectador en la butaca conteniendo la respiración en algunos momentos de gran dramatismo. Una gran historia contada con buen pulso y sin demasiadas florituras; lo que unido a unas interpretaciones correctas y a una ambientación estupenda produce una cinta imprescindible tanto para los amantes del género como para cualquier aficionado al cine de calidad.

Anuncios

11 Comments

  1. Es muy buena. Obviamente data de 1998.
    La parte de la película sobre la vida anterior creo que sí es necesario mostrarla ya que es el odio por los musulmanes (después del atentado) lo impulsa a ir a pelear a Bosnia. Opera sin embargo un twist: el tipo descubre que tampoco los enemigos de los musulmanes son santos.

    Responder

  2. MarcosKtulu:

    Gracias por el comentario. El hecho de que date de 1998 no supone que tenga que ser buena; podría suponer que deba beneficiarse de los últimos avances en efectos especiales y poco más. Hay montones de películas bélicas modernas que son horrendas, veanse “Redacted” o “American soldiers. Un día en Irak” por poner dos ejemplos recientes.

    Sobre la necesidad o no de la primera parte, lo que he querido decir es que me parece excesivamente larga. Claro que la motivación para odiar a los musulmanes está bien plasmada.

    Espero seguir leyéndote por aquí más a menudo.

    Steiner 🙂

    Responder

  3. Lo de obviamente corre para la fecha, no para la calificación de muy buena.
    Siendo que es imposible hacer una película sobre la guerra de Bosnia antes de ocurrir ésta, es “obvio” que quisiste poner otra fecha distinta a 1989. Por eso hiciste bien en corregirlo, aunque ahora me queda la duda de si es de 1998 o 1997.

    Responder

  4. Marcosktulu:

    Gracias por llamarme la atención sobre el error en el año. Lo estuve comprobando y es de 1997 aunque se estrenó en España en 1998.

    Un saludo

    Steiner 🙂

    Responder

  5. Recuerdo que Quaid hacía de San Pedro en una serie tipo semana santa. (pipleum o algo así le llaman los españoles) no me lo imaginaba en este rol.

    Lo de la secuencia de los niños me parece que hermana muy bien con la del personaje prinicipal: primero tiene todos los motivos del mundo para odiar a los musulmanes, luego tampoco le faltan para recelar de los chicos en tiempo de guerra, donde no sabes quién te la jugará.

    Lo que sí veo un poco fantasioso, dado el personaje y la guerra que nos muestran, es que quiera salvar a la chica.

    Responder

  6. Zeitzler:

    Aunque pueda chocar al principio lo que comentas de que el personaje de Quaid salve a la chica, creo que hay que verlo como la evolución del personaje hastiado ya de guerra y muerte, que pretende abandonar esa vida.

    Gracias por el comentario.

    Steiner 🙂

    Responder

  7. Yo estuve allí en el 93, 95-96 y 97-98; todas las partes en conflicto hicieron a la perfección su papel de malos.todos se comportaron como unos verdaderos asesinos, y desde mi punto de vista la mayoria de ellos hubieran merecido sufrir lo que miles de inocentes les hicieron pasar y perecieron. Yo soy uno de muchos testigos de lo que en aquel horrible tiempo y lugar pasó.

    Responder

    1. Lazaro40:

      Gracias por el comentario. Me alegra que aparezca algún testigo directo de alguno de los hechos que se relatan en las películas que comentamos aquí y me gustaría que nos contases algo de lo que has vivido, aunque sea comparándolo con lo que pasa en la película.

      Saludos

      Steiner 🙂

      Responder

  8. Verdaderamente el paso de los años es único antídoto contra la barbarie, el odio y la sinrazón que un ser humano puede desarollar cuando su pais entra en un conflicto de religiones; que dentro de una guerra es el peor de los casos. Estar inmerso en esas disputas religiosas llegas a la conclusión que lo que menos vale es la propia vida,que se mata con una facilidad dificil de digerir y que rige la ley del mas fuerte.Ver a niños de diez años apuntarte a la cabeza con pistolas y a las mafias imponiendo su ley piensas que cuanto antes salgas de ahí mejor para tu integridad. Mi experiencia me dice que ningun pais extranjero que vaya a otro en conflicto a poner paz, tiene ningun exito asegurado.En el caso de Bosnia el odio entre las diferentes partes es brutal y hasta cierto punto aunque me sea dificil de comprender lógico; porque poniendome en el lugar de cualquiera de las partes si el clan contrario hubiera matado a la mitad de mi familia de la forma mas brutal, nadie que viniera de afuera con sus mejores intenciones podria darme consuelo a tal perdida y mi único fin sería devolver la bofetada aunque ello me cueste la vida.Es muy complejo.

    Responder

  9. Recuerdo que me llevó dos semanas encontrar en Mostar a un chico de diez años que una familia española de granada y a través de unos amigos míos y de mi esposa lo recogian los dos meses de verano y cuando se agudizaron los combates perdieron el contacto con el chaval de origen musulman. Me tuve que introducir en barriadas de viviendas musulmanas ocupadas por cristianos y cuando preguntaba por el niño nos recibian con las armas empuñadas. una odisea que por fortuna llegó a buen fin. Con la moneda completamente devaluada la moneda de cambio era el tabaco donde por aquella epoca se pagaba 40 marcos por un paquete de marlboro.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s