EL ÚLTIMO TREN A AUSCHWITZ (‘Der letzte zug’) – 2008

 

el-ultimo-tren-a-auschwitz-cartel-200px.jpg

Directores: Joseph Vilsmaier, Dana Vávrová

Berlín, abril de 1943. Los dirigentes nazis quieren hacer un regalo “especial” al Führer: dejar completamente limpia de judíos la capital del Reich. Así, son detenidos los 688 judíos y embarcados en un tren de ganado sin agua ni comida con rumbo desconocido. Durante el viaje se especulará sobre su destino y se harán varios intentos de fuga organizados por dos de los presos, además de mostrarnos ampliamente las penalidades que sufren los judíos durante los seis días que dura el desplazamiento hasta Auschwitz.

Aunque uno de sus directores es el de la espléndida Stalingrado, Joseph Vilsmaier, el argumento no aporta nada nuevo; se trata de otra más de las películas sobre judíos, campos de concentración o ghetos donde el espectador acaba saturado de sufrimiento. En cierto modo nos recuerda a la magnífica “La lista de Schindler”, sobre todo en la gran cantidad de personajes que sufren las atrocidades nazis que se muestran con todo lujo de detalles. Se nos intenta mostrar la felicidad de la vida anterior de algunos personajes a través de flashbacks que rompen constantemente el ritmo del filme. Aparece también el típico enfrentamiento Wehrmacht – SS tratando de justificar lo injustificable. Y, por último, se nos muestra cómo la población civil era insensible y se mantenía distante ante las atrocidades de los nazis. Me refiero a los personajes de los maquinistas.

El_ltimo_tren_a_Auschwitz-2

Quizá el único aspecto novedoso se refiera a la forma de mostrar el expolio: vemos cómo los judíos en un primer momento conservan sus pertenencias (joyas, ropa, etc) y las usan para conseguir agua, mendrugos de pan, etc.

Los actores, todos desconocidos, no destacan entre otros motivos porque, como apunté más arriba, hay muchos personajes semiprotagonistas no dando lugar al lucimiento de ninguno de ellos.

EUTAA2

La ambientación es correcta teniendo en cuenta que salvo los uniformes y las armas de los guardianes poco más hay donde mostrarla ya que las tres cuartas partes de la película se desarrollan entre las cuatro paredes del vagón donde viajan-sufren los protagonistas.

Lo mejor de la película es el dramatismo con que se presentan algunas situaciones consiguiendo un gran realismo.

Lo peor es el exceso de angustia y tormento que en un primer momento atrae al espectador pero que más tarde consigue distanciarlo de la acción.

Conclusión: una película que llega a cansar por lo monótona y repetitiva que se vuelve desde el momento en que suben al vagón, además de no aportar nada nuevo a lo ya visto sobre este tema.

Anuncios

EUROPA, EUROPA – 1.990

europa-europa-175px.jpg

Director: Agnieszka Holland

Alemania, años treinta hasta el final de la guerra. Se cuenta la historia de un adolescente judío alemán cuya familia es atacada por los nazis antes de empezar la guerra y asesinan a su hermana. Se trasladan a Polonia donde les sorprende la invasión alemana. Los padres deciden enviar a sus dos hijos más jóvenes hacia el Este para evitar a los nazis, pero se encuentran con que los bolcheviques han pactado con los alemanes y han invadido una parte de Polonia. Solly Perel, el protagonista, se separa de su hermano en la confusión de refugiados que deambulan buscando la seguridad y es enviado por los rusos a un orfanato donde se le instruye en el comunismo. Al llegar los nazis es capturado y cuando dice que es alemán lo acogen en una compañía de la Wehrmacht como traductor, ya que habla también ruso. Tras convertirse por casualidad en un héroe, el capitán de su compañía pretende adoptarlo y es enviado a Alemania. Ingresa en las Juventudes Hitlerianas donde tiene serias dificultades para ocultar su condición de judío a través de su marca física: la circuncisión. Tras combatir en los últimos días de la guerra es capturado por los rusos.

La película tiene su interés en cuanto nos presenta algunos aspectos de la vida en la retaguardia alemana durante la guerra; aspectos que no se han prodigado demasiado en el cine. Me refiero a que vemos cómo podía ser la vida en las Juventudes Hitlerianas por ejemplo, o la mentalidad de una parte de la sociedad alemana; el miedo/odio que se les inculca hacia los judíos, y la vocación de sacrificio y servicio al Reich. Véase la escena en que se menciona que la chica va a regalar su hijo (engendrado con ese fin) al programa Lebensborn.

europa-175px.jpg

La historia no deja de ser increíble aunque resulte ser real: al final de la misma aparece el verdadero Solly Perel que cuando se hizo la película aún vivía en Israel. Como bien le dice su hermano al reencontrarse al final de la cinta: “no le cuentes tu historia a nadie, no te creerán”.

El contenido de la escena en la clase de las Hitlerjugend en que el profesor explica cómo reconocer a los judíos, recuerda a otros filmes como La hora 25. Resulta que van a poner a un judío como ejemplo de ario, y pretenden reconocerlos porque gesticulan exageradamente con las manos al hablar. Cuando vi la escena vino a mi cabeza Donald Sutherland moviendo las manos al ser rodado para un documental en Rebelión en Polonia, que es posterior.

La ambientación es quizá lo mejor de la película: los decorados están muy logrados así como el vestuario. En cuanto a los actores, no sobresale ninguno; ni siquiera Marco Hofschneider en el papel protagonista. Quizá lo mejor que le ha salido es poner cara de niño bueno, aunque no parece que tenga que esforzarse mucho para conseguirlo.

La película no presenta valores destacables en ninguno de sus apartados y lo peor que tiene es su enorme maniqueísmo: todos son absolutamente malos. Los rusos porque engañan a los niños con lluvias de caramelos. Los alemanes porque son todos unos fanáticos con el cerebro lavado por el régimen. Los únicos completamente buenos son los judíos que sólo sufren.

Aunque hay muchas escenas malas en la película, destaca con nota la de la nazi entrada en años y carnes que desvirga al chico pensando que está yaciendo con el propio Führer. Y no se da cuenta de la circuncisión, claro. Hay otras dos escenas semi-oníricas en que aparecen Hitler y Stalin que no tienen ningún sentido.

En fin, no me ha gustado nada. Totalmente prescindible.

REBELIÓN EN POLONIA (UPRISING) – 2.001

Rebelión en polonia - Steiner Cine bélico

Director: Jon Avnet

Varsovia ocupada, 1.939 a 1.943. Los judíos de Varsovia son confinados en un reducido gueto de la ciudad vieja donde sobreviven como pueden expuestos a la barbarie nazi, las privaciones, las enfermedades, el hacinamiento y los abusos de la propia policía judía. El Consejo Judío intenta aliviar la situación y negocia con los alemanes siendo engañado constantemente de forma descarada llevando a sus miembros a la desesperación. Desde el principio ha ido tomando forma un movimiento de resistencia que poco a poco va reclutando combatientes y consiguiendo armas hasta acabar sublevándose contra los alemanes. Al principio obtienen algunas victorias, pero éstas serán una ilusión pasajera. Al menos conseguirán un poco de honor frente a la resignación y pasividad de la mayoría de los confinados.

La película está rodada para televisión en clave de documental preocupándose más de contar fielmente los sucesos que de los aspectos más puramente cinematográficos. No obstante su vigor narrativo hace que el resultado sea más que aceptable ya que cuenta, entre otros valores, con dos monstruos de la interpretación como son Jon Voight y Donald Sutherland.

Se trata de una magnífica película que aúna rigor histórico, buenas dosis de acción de guerra y escenas de un intenso dramatismo. Las secuencias de lucha están muy logradas y nos hacen vibrar manteniendo un ritmo bastante uniforme durante las más de dos horas que dura la cinta.

La ambientación es estupenda: uniformes, armas y vehículos están muy cuidados y contribuyen al gran realismo que rezuma de cada uno de sus fotogramas. Mencionar que podemos ver al detalle varios tanques Tigre y algunos semiorugas del modelo Sdkfz 251. Los efectos especiales son espectaculares: las explosiones son magníficas.

Rebelión en polonia - Steiner Cine bélico

Parece que se ajusta bastante a los sucesos históricos y aparecen personajes reales con nombres y apellidos:

Adam Czerniakow (Donald Sutherland) fue el Presidente del Consejo Judío que intentó a través de la negociación mejorar la situación en el gueto. Acabó abrumado por su enorme responsabilidad y no la soportó. No era partidario de la lucha armada argumentando que la “doctrina alemana de la responsabilidad colectiva” produciría mucho más daño que el beneficio de aquella.

Mordechai Anielewicz (Hank Azaria) y Yitzhak Zuckerman (David Schwimmer) son dos profesores que fundan la O.L.J. (Organización de Lucha Judía), movimiento de resistencia en el interior del gueto cuyo lema es “¿puede un hombre moral mantener su código de moralidad en un mundo inmoral?”.

Kazik Rotem (STEPHEN MOYER): desde mi punto de vista este personaje simboliza la imaginación, la habilidad y, en ciertos momentos, el instinto de conservación. Es muy poco creíble que se pueda hacer pasar por oficial nazi sólo por vestir un uniforme de las SS y no tener rasgos judíos. Aún así es el personaje que aporta algo de humor a la tragedia que se está viviendo en el gueto.

Tosia Altman (Leelee Sobieski) es una joven que se las arregla para alimentar y cuidar de su familia (padres y hermana menor). Al perderlos a todos se une a la resistencia participando muy activamente.

General Jurgen Stroop (Jon Voight) es enviado por Himmler para sofocar la revuelta. Está presionado constantemente para que la aplaste y usará cualquier medio a su alcance para conseguirlo; no tiene escrúpulos y manipula desde los informes oficiales de bajas alemanas, hasta la filmación que un cineasta hace de los acontecimientos para la propaganda nazi.

En general los actores están bien sobresaliendo como indiqué antes Donald Sutherland a pesar de tener un papel corto y que se presta poco al lucimiento. También destacaría a Leelee Sobieski que logra que nos metamos en su piel en algunos momentos.

Lo mejor, la actuación de Donald Sutherland en la escena en que intenta salvar a los rehenes y es engañado. También mencionar que me pone los pelos de punta la de los alemanes entrando en el gueto desfilando y cantando Erika. “¿Oyes?, ¡están cantando!; ¡los cabrones están cantando!”, diría uno de los personajes judíos antes de atacarlos en una escena estupenda.

Lo que menos me ha gustado es que resulta poco creíble que algunos judíos, por hábiles que fueran, consiguieran salir y entrar en el gueto a su antojo. Además parece que no hacen mella las privaciones a que estaban sometidos en los miembros de la resistencia: los vemos perfectamente sanos y fuertes como si estuvieran bien alimentados, cuando se menciona la cifra de 180 calorías al día para los judíos.

La anécdota: aunque en la cinta se presenta como algo extraordinario, no parece muy real que una mujer atada por la cintura con una cuerda tire cócteles Molotov sobre los alemanes desde un tejado sin que nadie le dispare.

La frase: “Viviremos con honor y moriremos con honor, honor judío”.

En resumen, una película muy visual y emotiva que no debe perderse quien sea al menos un poco aficionado a la historia y al cine bélico. Creo que la vi en televisión con el título “Sublevación en el gueto”.