LA FIEL INFANTERÍA – 1.959

 

La_fiel_infanteria1

Director: Pedro Lazaga

Guerra Civil Española, hacia 1937. El batallón Barleta (del bando nacional) es relevado del frente y se retira a descansar a la ciudad de que proceden una buena parte de sus efectivos, Atarbe. Allí muchos soldados se reunen con sus familias, novias y amigos disfrutando de unos días de tranquilidad y paz, mientras otros intentan acercarse a las chicas y divertirse. Inesperadamente y en secreto se da la orden de regresar al frente para participar en una operación de la División por lo que los soldados apenas tienen tiempo de despedirse. Se trata de una difícil misión: tomar Cerro Quemado.

El argumento se divide en tres partes. La primera es la más corta donde se nos muestra el sufrimiento en el frente, las privaciones, la muerte de compañeros y el cansancio. La segunda y más larga es la estancia de permiso en Atarbe donde los soldados disfrutan de la paz, las comodidades y la abundancia de la retaguardia, así como del cariño de sus familias. La tercera es el regreso al frente y el asalto a Cerro Quemado. Las dos primeras presentan un ritmo sosegado pero manteniendo el interés del espectador, mientras va creciendo en la tercera hasta alcanzar su punto culminante en la escena del asalto.

El hilo narrativo se basa en las andanzas de varios soldados, en sus historias personales y sus formas de ser. El soldado Poli (Toni Leblanc) es el típico caradura guasón que no se detiene ante nada. El Comandante Félix Goñi (Arturo Fernández) manda el Batallón y ha aplazado su boda al empezar la guerra; aprovechará este permiso para casarse. Andrés (Ismael Merlo) es un veterano profesor de Historia separado de su familia por la guerra que se enamora de la hermana de su mejor amigo Miguel (Laura Valenzuela). Jesús Puente es un retraído cabo que no se atreve a acercarse a las chicas y pide ayuda a Poli que le cede una de sus “novias por carta”. Y algunos más.

En esta película, Pedro Lazaga nos muestra sus ideas de reconciliación. No se trata de una película más de propaganda del bando vencedor, sino de una cinta que no valora al otro bando; en ningún momento se habla de rojos ni de republicanos, sólo se menciona al enemigo. Y cuando por fin éste aparece en la escena final, es presentado sólo como otro ejército. Esta equidistancia y moderación se hace patente definitivamente en la dedicatoria final que reza: “A todos los españoles que hicieron esta guerra, estén donde estén, vivos o muertos. ¡Larga Paz!”.

la_fiel_infanteria400px.jpg

En general todos los actores están bien en sus papeles aunque destaca Toni Leblanc en un papel simpático y entrañable. Laura Valenzuela resulta muy creíble en su interpretación de chica de retaguardia hermana y enamorada de soldado. Es justo destacar la actuación de Arturo Fernández que llena su papel de Comandante y enamorado a la perfección. Después de Toni Leblanc el que más me ha gustado es Ismael Merlo que hace el papel más realista de todos.

La_fiel_infanteria2

La ambientación es perfecta: todo el atrezzo de armamento, uniformes y escenarios dan estupendamente con la época y la situación. Véase cómo los soldados acarrean toda clase de pertrechos y cómo suena el tintineo del plato contra el vaso y la cantimplora metálicos cuando avanzan. También están correctamente retratadas las relaciones dentro del ejército entre los diferentes escalafones del mando. Las escenas de acción muy bien ejecutadas y en la línea del cine americano de la época. La larga escena final del asalto a Cerro Quemado es magnífica, con bastantes extras, explosiones y tiros por doquier, y hasta lucha cuerpo a cuerpo además de unos planos generales bastante espectaculares.

Otras escenas destacables son la de la llegada del batallón a Atarbe desfilando al son de “Soldadito español” y cuando el Batallón avanza hacia el frente y se cruzan con mulas cargadas con cadáveres ante lo que el Comandante da orden de cantar para mantener la moral. Sobre todo esta última es de un gran realismo.

La_Fiel_Infanteria-3

Lo que más me ha gustado de la película ha sido la escena del asalto a Cerro Quemado; una escena larga, perfectamente ejecutada y sin nada que envidiar a otras similares del cine norteamericano.

Lo peor quizá el engañoso retrato que se hace de la retaguardia, presentándola como en la normalidad más absoluta cuando resulta que en ella había casi tantas privaciones y penalidades como en el mismo frente.

Resumiendo, se trata de una película interesante por lo que cuenta y cómo lo cuenta. Es bastante entretenida alejándose de las típicas producciones de propaganda donde se realzan el heroismo, la patria y la religión, y se demoniza al otro bando. Recomendable.

Anuncios