ESCUADRÓN 633 (633 Squadron) – 1964

 

escudron633c.jpg

Director: Walter E. Grauman

En un aeródromo de Escocia, 1.944. La Inteligencia/Resistencia noruega informa de que hay una fábrica de combustible para los nuevos misiles alemanes que amenazan Inglaterra y la próxima invasión. El Comandante Roy Grant, un canadiense experto piloto procedente de las acrobacias aéreas, está al mando del Escuadrón británico 633 de bombarderos Mosquito. La difícil misión de destruir la fábrica es encargada a Grant para lo que deben entrenarse ya que el objetivo está dentro de un fiordo fuertemente protegido por artillería antiaérea y consiste en volar una montaña que está sobre la instalación para que ésta quede sepultada. Cuando llega el escuadrón al fiordo los alemanes los están esperando con una enorme concentración de armas antiaéreas.

La trama argumental se sustenta en una más de las difíciles misiones vitales para los aliados, con sus tópicos de siempre: la tropa (escuadrón en este caso) cansada de luchar que espera disfrutar de un merecido permiso y es destinada a esta misión; el piloto que abandona la formación sin órdenes para atacar por su cuenta; otro tripulante que se va a casar próximamente; el comandante carismático que acepta la misión como un trabajo más…

 Escuadron_633       Escuadron_633-a

La siguiente parte de la película trata de la fase de entrenamiento especial para la misión, con historia de amor incluída y por último, el desenclace donde se acude a cumplir la misión. Estas mismas fases tópicas aparecen en muchas películas pero ciertamente con mejores resultados, y, además, es totalmente previsible casi todo lo que ocurre. Me refiero a la captura/muerte del resistente noruego; a la historia de amor entre el Mayor y la preciosa hermanita de aquel; las heridas graves o mutilaciones del piloto que se acaba de casar, y el desenlace final que no desvelaré pero que es igualmente adivinable.

Los personajes son excesivamente superficiales y los diálogos no pasan de algún comentario en el bar o a la chica. De ahí que los actores no tengan margen de maniobra y ciertamente no destaque ninguno; ni siquiera el protagonista Cliff Robertson que sólo alcanza la corrección. El papel del miembro de la Resistencia noruega, Teniente Erik Bergman, está interpretado por George Chakiris al mismo nivel que el anterior.

La ambientación puede ser lo poco que se salva de la película con la utilización de los aviones Mosquito que pueden verse en multitud de buenos planos, aunque los efectos especiales ya habían sido superados incluso en la época de su estreno. La espléndida y archiconocida banda sonora ayuda a mitigar el enorme fiasco del resto de la cinta aunque resulta algo repetitiva.

Escuadron_633-b

Lo mejor. Quizá la escena final del ataque sea la única pasable porque presenta unos planos generales aceptables, si bien podemos observar secuencias repetidas como la de la destrucción de un antiaéreo alemán.

Lo peor. La superficialidad con que se trata tanto a los personajes como a la trama en general.

En fin, una película con más nombre que contenido donde lo único destacable es su banda sonora y la influencia de la escena final en una magnífica pelicula posterior como “Episodio IV Una nueva esperanza” de la saga La Guerra de las Galaxias. Totalmente prescindible.

En los siguientes enlaces podréis ver las críticas de dos reputados colegas:

 Crítica del Mayor Reisman                                          Crítica de Von Kleist