Rambo II. La misión – (Rambo: First Blood Part II) – 1985

Rambo II

Director: George Pan Cosmatos

John Rambo es liberado de la prisión donde cumple condena por los delitos cometidos a su regreso a EE.UU. para realizar una nueva misión: volver a Vietnam para averiguar si quedan prisioneros americanos. Únicamente tiene que hacer fotografías, sin intervenir en ningún momento. Se espera que demuestre que no hay prisioneros para cerrar la cuestión que colea desde que terminó la guerra. Tras un accidentado salto en que pierde todo su equipo, logrará llegar a un campo de prisioneros con la ayuda de una agente local y será abandonado a su suerte en territorio enemigo ante la posibilidad de que demuestre la existencia de estadounidenses presos en el país asiático.

La trama argumental es simple pero da para mucho: patriotismo, camaradería, combates, traiciones, una pequeña historia de amor… todo atrapado en un ritmo muy constante que no deja lugar al aburrimiento.

Las interpretaciones continúan en la línea de la primera entrega y se mantendrá en las siguientes. Stallone está correcto en su papel de comando superespecializado en guerrilla y supervivencia, capaz de matar de mil formas diferentes sin inmutarse, insensible al dolor y resistente a cualquier herida sin perder capacidad combativa. Richard Crenna (Coronel Trautman) tan inexpresivo como siempre y varado en la seguridad de que Rambo siempre vuelve; además, él es el único que puede controlar a “la bestia” de John. El resto del reparto en papeles más o menos secundarios dan correctos dentro de lo que se espera de ellos: los vietnamitas son torpes y poco eficientes, los rusos un poco mejores, más crueles, con uniformes más bonitos y mejor armamento; los miembros de la CIA unos tipos insensibles con el único objetivo de servir a unos oscuros intereses distintos de los de Rambo, sus camaradas y el resto de gente de bien.

La ambientación es correcta en cuanto a los exteriores que fueron rodados en México, y los decorados dicen correctamente Vietnamitas. El armamento no encierra mayor dificultad: AK-47, lanzacohetes y poco más. Sí llaman la atención dos elementos: el arco con flechas normales o de cabeza explosiva, y el machete que jugará un papel simbólico muy importante en toda la saga.

Rambo II

Obsérvese el “collage” realizado en el cartel mezclando la ametralladora M60 con el lanzacohetes…

La fotografía no destaca en nungún sentido, mientras que la banda sonora de Jerry Goldsmith me parece bastante desafortunada por mezclar toda clase de ritmos que no encajan entre sí. De hecho se llevó uno de los premios Razzie como peor canción original para Peace in Our Life.

Aunque mal recibida por la crítica por su nivel de violencia, fue un gran éxito de taquilla. Incluso el Presidente Reagan afirmó que Rambo personificaba el símbolo del ejército estadounidense y ocupa el puesto 222 del ranking de películas más inspiradoras del American Film Institute (Wikipedia).

Fue nominada al Óscar por los Mejores efectos de sonido en 1985, aunque tan solo cosechó los cuatro premios negativos Razzie: peor película, peor actor (Stallone), peor guión (Stallone y Cameron) y la ya citada peor canción original.

Rambo II

 

Lo mejor: el ritmo y las escenas de acción que hacen que la hora y media de metraje se nos haga corta.

Lo peor: la falta de realismo.

La anécdota: James Cameron, el director de Titanic, Avatar y Terminator entre otras, es coguionista de esta película y se llevó su correspondiente Razzie.

La frases:

  • Rambo a la agente local que le ayuda sobre el terreno: “Prescindible es como cuando te invitan a una fiesta, no vas, y a nadie le importa”.
  • Alegato final de Rambo ante Trautman: “Yo quiero lo que ellos quieren, y lo que cualquier otro que viniese aquí, a dejarse las tripas y dar todo lo que tiene, quiere. Que su país lo quiera tanto, como nosotros lo queremos”.

Conclusión
Tengo que reconocer que no puedo ser objetivo con esta película ni con el resto de la saga porque, a pesar de todos sus defectos, me gustó en su momento y me sigue gustando cada vez que vuelvo a verla. Yo la calificaría de entretenida.

Anuncios

Rambo III – 1989

Rambo III

Director: Peter MacDonald

Afganistán, durante la ocupación soviética, 1987. John Rambo vive tranquilamente en un monasterio en Tailandia haciendo trabajos para los monjes y luchando de vez en cuando para sacar algo de dinero también para los religiosos. Su Coronel (Trautman) acude a visitarlo junto con un miembro de la CIA para que participe en una misión en Afganistán consistente en suministrar armas a los guerrilleros afganos, pero John rechaza el ofrecimiento.

La misión se pone en marcha sin Rambo y el Coronel cae prisionero. Al enterarse, Rambo decide actuar acudiendo al país ocupado por los soviéticos ayudado por la resistencia local.

Se trata de una más de las típicas películas de la serie Rambo en que el protagonista no quiere participar en la misión y se ve obligado a intervenir. La verdad es que cuando nos sentamos a ver una película de esta serie ya sabemos lo que podemos esperar. Se trata de una cinta entretenida, con mucha acción (está catalogada como la película más violenta hasta 1990 por el Libro Guinness de los Records) y una abundante ensalada de tiros y explosiones.

rambo-iii99

Por supuesto que no es nada creíble en la mayoría de sus aspectos: Rambo es capaz de tripular cualquier cacharro, ya sea un camión, un tanque o un helicóptero de última generación; John está tan bien entrenado que puede vencer a cualquier adversario aunque éste tenga también una preparación de élite como la suya; Rambo encaja los golpes, disparos, cuchilladas y demás lances del combate ignorando el dolor y sin perder facultades combativas; y, por supuesto, sus adversarios siempre son malos malísimos y torpes torpísimos, porque Rambo no falla un tiro y los malos no dan uno en el blanco.

El argumento es demasiado flojo, simple e insustancial como para tenerlo en consideración al margen de lo ya apuntado.

A nivel interpretativo, Sylvester Stallone hace su papel a la perfección sin salir de su propio lucimiento, mientras los demás no pasan del simple aprobado.

Rambo III

Los efectos especiales son notables para la época: tanto las escenas de lucha como los disparos y explosiones están perfectamente logrados y son el aspecto más sobresalientes del filme, por no decir que constituyen lo único destacable.

En cuanto a la ambientación, la recreación de los paisajes desérticos y montañosos de Afganistán están logrados suficientemente. Las armas, vehículos y demás atrezzo también parecen convincentes, incluso el helicóptero Puma francés disfrazado de Mi-24 Hind ruso convence.

Lo mejor: los efectos especiales y el ritmo perfectamente sostenido.

Lo peor: la falta de credibilidad.

Resumiendo, una mala película con grandes dosis de acción, violencia y entretenimiento, muy en la línea de la saga.

JOHN RAMBO. VUELTA AL INFIERNO (Rambo IV: In the serpent´s eye) – 2008

john-rambo-cartel-200px.jpg

Director: Sylvester Stallone

En la actualidad, 2007. John Rambo vive en Tailandia retirado de su actividad militar cazando serpientes venenosas que vende para un espectáculo. Llegan unos misioneros que quieren que los lleve en su barca por el río hasta la vecina Birmania ya que los caminos están plagados de minas. Tras resistirse ligeramente accede a hacerlo gratis. Los misioneros son capturados por el ejército birmano que masacra a la etnia karenni. De nuevo Rambo es requerido como barquero por un Pastor que envía a un grupo de mercenarios para averiguar qué les ha pasado a sus compañeros. Encontrarán a los misioneros en el interior de un campamento militar.

El argumento es bastante simple y responde al esquema típico de la serie Rambo: John está tranquilo, vienen a incomodarle obligándole a participar de una forma u otra; John es pacífico hasta que se desata el infierno y se ve obligado a intervenir siendo él más fuerte, salvaje y preparado que todos los demás.

Sobre la ambientación hay poco que decir ya que toda la película se desarrolla en la selva entre Tailandia y Birmania donde, salvo el armamento que aparece, todo lo demás incluído el campamento militar y los poblados son como cualquiera de la zona en que se desarrolla la acción.

rambo-4-a

El personaje de John Rambo es el de siempre: un tipo callado, prudente y que trata de pasar desapercibido. Por ello los diálogos no brillan en el personaje, además porque los malos hablan en birmano (supongo) y no nos enteramos de más. Sólo se nos muestran muy elocuentemente sus atrocidades.

Las escenas de acción son abundantes y correctamente ejecutadas utilizando los últimos avances en el campo de los efectos especiales. Así vemos miembros arrancados por disparos o explosiones, gran cantidad de sangre y vísceras, y destricción por doquier.

El ritmo es bastante bueno y aunque la película empieza de forma más o menos sosegada, va creciendo hasta las escenas finales en que es frenético no dando lugar al aburrimiento del espectador.

rambo4

Lo que más me ha gustado ha sido la escena de la incursión al campamento militar que está bastante bien llevada mostrándonos lo que ocurre en multitud de lugares del recinto.

Lo peor es el flojo argumento que se resume en tiros, explosiones y violencia brutal muy en la línea de las demás películas de la serie.

La frase. De las pocas que salen de la boca del protagonista, la que mejor resume el argumento y al personaje es: “Matar es tan fácil como respirar”.

Como anécdota mencionar que es bastante previsible en algunos aspectos, como cuando pasan en la jungla cerca de la bomba de la II G.M. sin explotar y que adivinamos que Rambo sabrá aprovechar contra los malos. Al final Rambo regresa a casa de su padre en Estados Unidos con un petate militar flamante…

Resumiendo, una película entretenida muy del gusto de los amantes de la saga y que una vez más sólo consigue el lucimiento personal del protagonista y también director en esta ocasión Sylvester Stallone.